MANOS A LA OBRA

Siempre he dicho que lo más preciado de todo mi cuerpo no son mis ojos, ni mi pelo, ni siquiera (como dirían las modelos) mi sonrisa.

Está claro que no hablo de algo puramente estético, voy mucho más allá.

Recuerdo con añoranza, cuando era pequeña  y veía a mi abuela Lucia amasar pan con sus manos regordetas, lo hacía con tanto amor y mimo que sus manos parecían bailar.

Hoy esa imagen me da una serenidad que se transmite en mi trabajo, es algo instintivo, mover mis manos para activar, remodelar, calmar y equilibrar  energías.

Pero es evidente que las manos no tienen la fuerza necesaria para llegar a planos profundos de la musculatura, manteniendo un ritmo constante en el movimiento.

Así que la aparatología es una gran aliada en mi trabajo. Hoy en día existen en el mercado maquinas increíbles que ofrecen muy buenos resultados  en tratamientos corporales: atacar, explotar, congelar, succionar, estirar, quemar las células grasas de nuestra archienemiga celulitis (uff que miedo).

Y en esta batalla me encontré un día con la metodología de ROLLACTION, un aparato de masaje que me permite remodelar las formas del cuerpo mejorando el aspecto de la celulitis y la flaccidez con la fuerza y el ritmo necesario para trabajar piel, circulación sanguínea y linfática llegando a la musculatura profunda.

Todo un logro para mi pues soy yo quien esculpe la figura manejándolo con mis manos, me siento una artista ante su obra.

Es como si mi abuela hubiera tenido una termomix

Estoy encantada de poder trabajar según mi filosofía, ofrecer belleza en equilibrio.

Tratando piernas, glúteos, abdomen, brazos e incluso senos dentro de la misma sesión con un tratamiento integral que cuida el cuerpo como un todo logrando así verdadera armonía.

Y por supuesto, sin olvidarme del calor y el amor de unas manos que son la parte más preciada de mi cuerpo…

como las de Lucia.

rollaction_ (2)

Anuncios

El NÚMERO 5 NO SOLO ES UN PERFUME

Mi primer Post del año lo voy a dedicar a este número.

No sé si es porque necesito mentalizarme, aunque falten unos meses, de que ya soltaré el número 4.

Pues sí, este año 2015 que también acaba en 5, cumpliré los 50.

Cuando era pequeña intentaba imaginar cómo estaría a esta edad, pero hoy me doy cuenta de que es más importante como me siento que como estoy.

Puedo estar mejor o peor, según el día, incluso por arte de magia unas veces me miro y me veo monísima y otras no quiero ni mirarme al espejo cuando me pongo la crema en la cara (¡¡crema  para piel madura!!).

En este año que empieza voy a hacer todo lo posible para sentirme bien conmigo misma.

Lo tengo todo a mi favor, una actividad que me motiva, una familia que me quiere, una salud que me aguanta, un amor que me respeta y muchas cosas positivas. Por supuesto que también las negativas asomarán a mi puerta, pero a mi edad tengo el poder suficiente para enfrentarme a ellas.

Siento que, llegado este punto soy muchas de las cosas que soñaba cuando tenía 20 años y cambié al número 2, todo eran dudas e incertidumbres, ahora soy una mujer más sabia como persona, como profesional, como pareja, como madre, como hija y hasta como ser humano. He evolucionado y me gusta.

Debo confesar que me dedico a un sector en el que a veces no estoy de acuerdo con algunos conceptos, la belleza no puede ser “anti arrugas”, “anti edad” o “anti envejecimiento”.

Las arrugas si se cuidan se vuelven más flexibles, lo mismo que la edad, si se lleva con optimismo rejuvenece  el aspecto y el envejecimiento es algo inevitable desde que nacemos, así que mejor llevarlo como parte de la misma vida.

Llevo utilizando cosmética desde que tenía 12 años, cuando mi cara empezó a llenarse de un impertinente acné adolescente, así que no seré yo quien repudie los efectos de un buen tratamiento cosmético. No en vano tengo la suerte  de ver los resultados cada día en mi trabajo. Pero tengo claro que la actitud es muy importante y sé que si me siento bien disfrutaré cuidándome para mejorar mi aspecto exterior y, por supuesto el interior.

El número 5 entrará en mi calendario a mediados de este año. Estoy motivada, será un buen año, lo intuyo. Y la intuición nunca me falla.

Lourdes Muñoz -Esteticista

flor

SI CLEOPATRA LEVANTARA LA CABEZA…

Seguro que no se volvía a morir, se quedaría  prendada de la cosmética y los tratamientos de belleza que disfrutamos en la actualidad.

Ella disponía de esclavas que le preparaban todo tipo de potingues para mantener su juventud y lozanía, de todos es sabido su afición por los baños en leche, e incluso de ponía carne roja en las mejillas para dar tersura a su cutis. Invertía horas (que suerte la suya) en la aplicación de mezclas que, sin duda, han sido precursoras de las cremas que usamos hoy, pero que difícilmente actuarían más allá de la superficie de la piel.

Afortunadamente hoy en día los laboratorios más avanzados disponen de formulas cosmeceuticas con pesos moleculares más bajos logrando una mayor profundidad para mejorar la calidad de la piel desde la primera sesión, respetando en todo momento su equilibrio

Y ese es el quid de la cuestión, penetrar el máximo de principio activo para tratar la piel desde el interior ¿No dicen que es ahí donde está la belleza?

Y si además facilitamos el camino con corrientes de electroporación, ayudando a la permeabilidad de los poros, nos aseguramos la llegada de un 85% más del producto aplicado con este sistema. La cuestión es aprovechar esta mesoterapia virtual para transportarlo a nivel profundo

Todos los caminos llevan a Roma, pero unos te llevan más lejos que otros.

¡Ay si Cleopatra levantara la cabeza!

Imagen_Maquina_Mesoterapia_Virtual_HC3_SkinShooter_de_Klapp_MAX

LAS MIL Y UNA CREMAS

Imagen_3_Modelos_Klapp_Cosmetics

En el reino de la cosmética podemos encontrar muchísimos principios activos con funciones muy distintas: Acido hialuronico, peelings enzimáticos, alfa hidroxiacidos, retinol, células madre vegetales…

¿Pero cuál es el mejor para tu piel?

Y, lo más importante, ¿en que momento lo necesitas?

No es lo mismo proteger el cutis del sol en verano que repararla en otoño o nutrirla en invierno.

Además, si añadimos temporadas de estrés, dormir poco, mala alimentación o cambios hormonales, te das cuenta de que tu piel pasa por distintos estados.

Esto pasa a los 20, a los 30, a los 40, a los 50…

Claro que la edad hay que tenerla en cuenta a la hora de escoger el tratamiento más adecuado, pero siempre después de un diagnostico preciso y personal.

Hoy en día, las esteticistas disponemos de  tecnología digital para analizar las imágenes del rostro en alta resolución y así poder obtener detalles que no apreciaríamos a simple vista: grado de humedad, nivel de lípidos, tamaño del poro, estructura…

Los tratamientos de choque en cabina equilibran y mejoran el aspecto de tu epidermis y el cuidado en casa mantiene  los buenos resultados.

En resumen, no tienes que utilizar las “mejores cremas” sino las que tu piel necesite en ese momento.

Y ¿Cómo saberlo? Tranquil@, ya estoy yo para averiguarlo.

Gracias por estar ahí

Lourdes

POR LA CARA

¿Por la cara? Pues si, por la cara viene la clienta al centro de estética (imaginemos que se llama Gina) :
“Hola, tengo hora para una limpieza de cutis” y yo lo primero que le indico es que se desvista de cintura para arriba y que se ponga el albornoz que le ofrezco. Gina me mira asombrada y me comenta: “Si solo vengo a limpiarme la cara…”.

Pero, ¿donde empieza la cara?  Pues en cuanto a a los tratamientos faciales se refiere, la cara empieza mucho más abajo de lo que nos pensamos, justo en el “canalillo”.

Si si, justo en el escote que lucen las celebrities en la alfombra roja con sus vestidos de palabra de honor.

Tu no vas a ser menos, debes cuidarte cuello, escote e incluso hombros, de la misma manera que lo haces con la piel del rostro. Evidentemente siempre hay que tener en cuenta la problemática de cada zona, junto a un cutis graso o mixto puede haber un cuello con flaccidez e incluso un escote con manchitas solares. Así que el tratamiento en cabina será personalizado para obtener el máximo resultado.

Y sirva también este protocolo para los cuidados diarios en casa.  Es cuestión de extender más el producto alcanzando una zona más amplia y seguramente no tendrás que usar mas cantidad.

Desde el escote distribuye tu cosmético hacia los hombros, en el cuello hazlo con suavidad hacia abajo y hacia las orejas y en la cara con pases ascendentes.

A veces los detalles rutinarios también tienen su importancia.

Por cierto, Gina (la clienta) se marchó encantada con su piel luminosa y perfecta.

iStock_000017375784Medium

¡¡COMENZAMOS!!

Por fin inauguramos oficialmente el blog DIARIO DE UNA ESTETICISTA by Lourdes Muñoz.

Espero que disfrutes al leerlo, como yo al escribirlo.

Intentaré publicar cada semana cosas interesantes desde mi punto de vista (prometo no hacerme pesada como un Spam)  pero si que me hará mucha ilusión  si decides seguirme.

A los Fans de mi página en Facebook, a los que me conocen, a los que me conocerán, a tod@s… ¡¡BIENVENID@S!!

FALSOS MITOS DE BELLEZA IV

Mito nº 4:
-“Me veo la piel con bastantes puntos negros, ya hace tiempo que no me hago una limpieza de cutis. Como esta semana tengo una boda, aprovecho y pido hora en el centro de estética”.
Esta situación me la encuentro bastante a menudo. La verdad es que, seguramente, no será buena idea hacerse una higiene profunda de la piel, la misma semana que tienes un evento si quieres lucir un cutis perfecto.
¿Una esteticista diciendo no te hagas limpiezas de cutis?
¡¡Nada más lejos de la realidad!!
Quienes conocéis nuestro trabajo, sabéis que la limpieza de cutis es uno de los tratamientos que más nos gusta realizar, dándole la importancia que merece y por supuesto sin agredir la piel.
Pero, en los casos en que hay un exceso de poros obstruidos, tras la sesión de limpieza, la piel seguirá “autolimpiandose” durante unos días y liberando en forma de pequeños granitos, las toxinas que llevaban tiempo acumulada en el interior de la dermis. Este es un proceso lógico de oxigenación y renovación celular.
Por lo tanto, lo ideal es hacer una limpieza de cutis unas tres semanas antes de la fecha del acontecimiento que tengas.
Y si unos días antes realizamos una sesión a base de vitamina C para aportar luminosidad, seras la más guapa de la fiesta (después de la novia,claro)

FALSOS MITOS DE BELLEZA III

Mito nº 3:
-“Como tengo la piel grasa no necesito hidratarla, solo uso productos que la resequen” ¡¡ERROR!!
La glándulas sebáceas de este tipo de piel segregan más grasa de lo normal por lo que muchas veces se utilizan erróneamente cosméticos agresivos para tratar solo la grasa externa, pero que, ademas, también la deshidratan desequilibrando el manto hidrolipidico de agua y grasa que la piel necesita para protegerse.
Lo correcto es utilizar una cosmética que ayude al equilibrio interno de la piel, de textura ligera, pero aportando hidratación y sin provocar “efecto rebote”.
Si se cuidan correctamente, este tipo de piel suele ser muy agradecida. Lo vemos en el centro cuando las tratamos.

FALSOS MITOS DE BELLEZA II

Mito nº 2:
-“Nunca me pongo tónico porque no me hace falta. Total, no creo que le haga nada a la piel de mi cara”
¿Sabes que un BUEN TÓNICO tiene tantos principios activos como una crema? 
Aporta bienestar a tu cutis, lo prepara equilibrando el Ph que ha agredido la cal del agua y ayuda a penetrar el producto que te pongas a continuación (crema, serum…).
Para mi es un producto imprescindible que me pongo a diario, además yo no sabría hacerte un buen tratamiento facial si me falta en cabina .
Por supuesto que hablo de un tónico de calidad, no de uno de esos que son pura agua. 
Vale la pena, de verdad.

FALSOS MITOS DE BELLEZA I

Mito nº 1:
-“Como no me maquillo, no hace falta que me limpie la piel por la noche”
Reconozco que cuando escucho esta frase me quedo anonadada, pues no hay nada más falso.
¿que te vas a dormir con todas las impurezas que ha recogido tu piel durante todo el día? 
El exceso de grasa, la contaminación del aire, el humo de los coches, el del tabaco (aunque sea indirecto), los vahos al cocinar, las manos que pasan por todos lados y luego van a tu cara, la calefacción, el viento, el frío, el calor, el polvo de la calle etc.,etc.,etc.
Imagina todo lo que tu pobre piel acumula si no la limpias con el cosmético adecuado antes de ir a dormir.
¿Como va a penetrar la crema que te pones con esa barrera que tienes en la superficie y también, aunque no lo veas, en la profundidad de tu dermis?
Ya sabes, el primer paso para cuidarte es el ritual de limpieza por la noche ( ¡¡ y por la mañana!! ).